let’s make something together

Give us a call or drop by anytime, we endeavour to answer all enquiries within 24 hours on business days.

Find us

PO Box 16122 Collins Street West
Victoria 8007 Australia

Email us

info@domain.com
example@domain.com

Phone support

Phone: + (066) 0760 0260
+ (057) 0760 0560

Tiempos de cambio y crecimiento

  • By Redacción
  • 7 de mayo de 2020
  • 65 Views

He respetado siempre la labor Profesional de mis colegas Periodistas y Comunicadores, jamás aprobé descalificación alguna, manifestando solo mis diferencias en el campo del pensamiento edificante supra ideológico y en el jugoso debate argumental de la realidad histórica y actual.

Aun así, con la honra de poder haber ejercido mi Profesión en varios países, medios, empresas e instituciones, siento que en algún momento, el sublime debate peridístico fue desapareciendo en la aldea global, dando paso a una perversa timba de operaciones de prensa y fanatismos ideológicos, basados en ningún principio más que la agresiva y agraviante descalificación «del otro».

Lo que siempre fue una maravillosa pulseada intelectual, se transformó en una carrera de obstáculos donde muchos colegas tropezaron y cayeron, culpa de una «efectiva acción» de los verdugos de turno en gobiernos, instituciones, empresas y más aún, medios de comunicación, donde la necesidad de mano de obra «barata y controlada» se transformó en el libro de estilo de la gestión de la comunicación.

Hoy, los cambios que se avecinan en un complejo escenario socio económico, deben saber interpretar que el ordenamiento profesional y ético de la comunicación, no solo es un acto de justicia real, sino también una cuota de transparencia y aire fresco en pos de la credibilidad (tan deteriorada) de la gente.

Debemos colaborar en pos de un cambio profundo en nuestra tarea de comunicar la verdad, sin purgas ni cadalsos, pero sí con apertura, entendimiento y debate profundo y respetuoso, de nuestras ideas y concepciones.

Que los Medios sean conducidos por acreditados Profesionales de la comunicación, y donde el trabajo con salarios justos, en blanco y con los aportes y cargas sociales que la ley indica, sea la norma estricta que nadie viole.

Debemos combatir el delito del trabajo precario y clandestino en medios de comunicación, tan utilizado en estos días, donde bajo la premisa de una facturación, se elude el reconocimiento de un trabajo en relación de dependencia, incumpliendo delictivamente las obligaciones que la ley estipula.

Garantizar la libre expresión, el ordenamiento del sector, y la apertura de un nuevo espacio social y político, enfocado desde la tolerancia y el respeto, vaticinan tiempos de cambio y crecimiento.

Gustavo Rachid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *