let’s make something together

Give us a call or drop by anytime, we endeavour to answer all enquiries within 24 hours on business days.

Find us

PO Box 16122 Collins Street West
Victoria 8007 Australia

Email us

info@domain.com
example@domain.com

Phone support

Phone: + (066) 0760 0260
+ (057) 0760 0560

Poderoso Caballero, don Vocero

  • By Redacción
  • 12 de junio de 2020
  • 79 Views
De cantamañanas y verseros.
Atónitos, temblorosos, fuertemente afectados por el pánico escénico y la vacuidad de sus recursos personales para hablar con propiedad y eficiencia ante diferentes audiencias y medios, los líderes y «referentes» cosechan día a día la reprobación de los sufridos oyentes y televidentes, que caen irremediablemente en justificados cuestionamientos en relación a lo que oyen y ven.
No se trata de una lotería de oportunidades políticas ni empresarias, sino de una cuota importante de deterioro de la calidad en el ejercicio de la Comunicación Profesional y eficiente.
Lo que otrora fuese tarea de expertos (en extinción) hoy la apertura mediática y social ha beneficiado a la libre expresión, pero ha perjudicado la cualificación de los oradores, que se multiplican en forma geométrica sin mérito alguno, seducidos por la oportunidad de pasar a la historia,  aunque sea diciendo tonterías, sin la solidez de lo que significa dar un discurso que emocione, o al menos que se entienda.
Ya lo decía Francisco de Quevedo:
«Son sus padres principales,

y es de nobles descendiente,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son Reales.
Y pues es quien hace iguales
al rico y al pordiosero,
Poderoso caballero
es don dinero»

.
Algo así que gracias al dinero no hay diferencia entre rico y pordiosero, porque el dinero permitía la compra de títulos nobiliarios, según versa su interpretación. Hoy en día la diferencia claramente destacada en las actuales capacidades de «vociferar o dar el discurso», será que se «compra» la participación o protagonismo, no con dinero, sino más bien gratis, o simplemente si el cargo se lo permite, según de quién se trate.
 
En la embriagante sensación de haber hablado o haber dado el discurso, no se suele incluir en la actualidad la crítica correspondiente, ya que «la Corte» casi siempre admite, acepta y calla para no molestar al monarca.
 
Hoy ante el hartazgo y saturación de la mayoría de los mortales, y ante la nutrida presencia de «cantamañanas y verseros», se impone más que nunca considerar el valor diferencial de lo que significa hablar, hablar bien, y además transmitir emociones y convicciones a las audiencias, que por otra parte es la única demostración concreta de respeto a ellas.
Gustavo Rachid
@rachidgustavo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *